Tener un cofrecillo con joyas

Posted on : 14 febrero, 2017 | post in : Sin categoría |Leave a reply |

En el aposento de una señorita generalmente suele tener un cofrecillo con joyas o también falsificaciones de años atrás que a día de hoy no se ponen ya que están destrozadas o incluso por despiste.

La gran mayoría de estas piezas de joyería como esclavas y colgantes  personalizados podrán ser útiles si las limpiamos pacientemente para que resplandezcan del mismo modo que en pasado.

Muchas de estas joyas eran de tonos plateados y dorados puesto que se fabricaron con metales que con el paso de los años y también el aire han llegado a oxidarse. Lo que en un primer momento sería práctico es apreciar la clase de aleación y ademas la tonalidad que tienen en estos momentos.

Un gran número de gargantillas están recubiertas de oro y obviamente más tarde o más temprano se desprende del metal base y es complicado recobrar ese color ya que sería necesario chaparlas de nuevo en ese valioso metal y será menos costoso invertir en una pieza nueva, en el caso de que se trate de un metal poco valioso porque en el momento que son de plata buena el precio aumenta.

joyas personalizadas

La plata se estropea más que cualquier otro metal y también no se limpia fácilmente. Para poder adecentar unos pendientes debe de emplear un trapo limpio y luego friccionar con brío con el propósito de que lo renegrido no se vea, sin embargo si no desaparece hay técnicas más efectivas como serían el bicarbonato, el zumo de limón o la pasta de dientes. Prescinda de componentes químicos que podrán destruir dicho metal o incluso podría dañarse las manos o los ojos si le cae este compuesto.

Si en su joyero abundan los pendientes y la pulsera personalizada de plata auténtica y desea que no se le deterioren debería de adecentar estas piezas de joyería con productos indicados para ello.

Algunas veces dentro de esos guardajoyas se tienen piezas de joyería que están destrozadas y naturalmente tenemos que ir a un establecimiento especializado con objeto de que las reparen, no obstante en la mayoría de las ocasiones resulta más costoso que adecentarlas con ayuda de varios métodos que se encuentran on line.

Vemos sujetos que no disponen de un cofrecillo con la intención de tener sus pulseras de modo que las tienen dentro de cajoncillos, y haciendo esto pueden extraviarse piezas de joyería al no estar bien organizadas.

Las señoras acumulan un gran número de gargantillas y lo más acertado es realmente gastarnos el dinero en un cofrecillo grande con algunos apartados para poder distribuir fácilmente todas las joyas de plata. Los joyeros se venden en grandes almacenes e incluso en tiendas de alhajas en donde podrá seleccionar el que más le convenza y por supuesto se adapte al espacio que posea en la residencia. Tenga en cuenta ponerlo donde no sea sencillo encontrarlo ya que podrían robarle.

Las gargantillas de gran valor suelen verse en cajas para preservarlas de deterioros y además de rasguños, en la mayor parte de las viviendas suele haber sortijas cotizadas. Si va a estar fuera de casa unos días y carece de medidas de seguridad en su casa, no quede las alhajas en el piso, puesto que podrán arrebatárselas los saqueadores porque pesan poco y si resultan ser de oro van a poder acuñar el metal y venderlo a joyeros sin escrúpulos que más tarde lo utilizan con el fin de crear pendientes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Comments are closed.
Theme Designed Bymarksitbd